La Hiperhidrosis: Sudoración Excesiva

por L.R. Ricardo A. Ruiz Ferráez.

La Hiperhidrosis (HHD) es un padecimiento causado por una alteración en el sistema simpático (que es el sistema encargado de controlar muchas de nuestras funciones corporales automáticas, como son la respiración, el ritmo cardíaco ante la actividad, funciones de los órganos digestivos, etc.) que provoca una alteración en las Glándulas sudoríparas produciendo sudoración incontrolable y en cantidades excesivas sin importar las condiciones climáticas como el Calor o la humedad.

images (1)

Este trastorno afecta por igual a hombres que a mujeres, siendo más  común su        presentación en la pubertad y adolescencia, es común que  los pacientes que presentan  esta afectación tengan entre sus familiares  a otra persona con la misma condición.

   Su clasificación depende de la forma en que los síntomas inician y la  causa que los provoca, entendiendo de esta manera 2 tipos básicos: La  HHD Primaria: Con inicio repentino en la Pubertad o adolescencia y la HDD Secundaria: Resultado de una alteración en la función de otras glándulas como la pituitaria ó la Tiroides, otras causas comunes son las infecciones, Diabetes Mielitus, reacciones a fármacos entre otras.

Este trastorno tiene zonas de presentación típicas como las palmas de las manos, Axilas, plantas de los pies e íngles.

images (2) images (3)

Las consecuencias que la DHH provoca en los pacientes y su calidad de vida varía según el grado de sudoración y las situaciones personales, laborales y afectivas del paciente, ya que por lo general, representa una situación incomoda al interactuar con otras personas o dificultar la operación determinados equipos o herramientas. Este trastorno se asocia a complicaciones en el autoestima y en la socialización, ya que tanto en los hombres como en las mujeres, la presión de no oler mal o estar “secos” genera situaciones estresantes que suelen provocar mayor sudoración. En los pacientes más jóvenes es donde se suelen presentar el mayor impacto en lo relativo a los aspectos sociales, ya que puede condicionar retraimiento, hacerlo blanco de “Bullyng”, aislamiento y falta de confianza en si mismo.

Los tratamientos para la HDD se pueden dividir en 3 Grupos, cada uno debe ser determinado por el equipo compuesto por el Dermatólogo, la Familia y el Lic. en Rehabilitación o Terapeuta, ya que las condiciones particulares de cada paciente  determinan el proceder en cada caso:

1) ANTITRASPIRANTES

Se vuelve el manejo de primera opción en sus diferentes opciones, como Sprays, Aerosoles o Barras, deben ser determinados según la edad, tipo de piel y grado de HDD de cada usuario, suelen dar resultados de forma momentánea y son eficientes en casos donde la gravedad sea muy leve. Es importante mencionar que los antitraspirantes que se usan para estos casos son de grado médico y no se venden en cualquier supermercado.

 

2) BOTOX

Es una opción que se ha considerado aunque representa una terapéutica dolorosa y con un costo considerablemente mayor, su efecto se basa en la infiltración a través de inyecciones de TOXINA BUTOLÍNICA para “paralizar” a las Glándulas Sudoríparas, provocando un cese o reducción de la sudoración por un período aproximado de 2-6 meses. Estudios publicado en varias revistas mencionan que comúnmente provoca sudoración por vía refleja en otras zonas que cursarán con los mismos síntomas.

hiperhidrosis-axilar-2 hiperhidrosis BOTOX

3) IONTOFORESIS

Es uno de los tratamientos más eficaces con el 95% de efectividad sin importar el sexo o el grado, no tiene restricción de la zona a tratar y es muy rápido en mostrar beneficios.

Consiste en la aplicación de medicamentos usando a la corriente eléctrica como vehículo conductor del mismo a través de la piel, genera una mayor penetración y permite la concentración del mismo por debajo de la piel, generando un proceso de “impermeabilización” de la zona tratada, es muy efectiva en todos los grados de HDD, requiriendo un promedio de entre 7 a 10 sesiones de terapia (se recomienda la aplicación diaria las primeras 5 sesiones y posteriormente alternarlas según el caso). Los efectos de este manejo perduran entre los 9 a 12 meses.

Para este tipo de terapia se requiere de equipo especializado, con profesionales preparados para calcular la dosis de corriente requerida y la técnica de aplicación adecuada.

Otras posibilidades destinadas a casos extremos son los procesos que requerirán cirugías SIMPATECTOMIA.

Espero que esta información haya sido de ayuda y en CENTIR será un gusto poder ayudarte.