Neuralgia postherpética: ¿Por qué vivir con dolor? 

La Neuralgia Postherpética (NPH) representa uno de los cuadros más dolorosos para el paciente y de difícil resolución para el equipo de salud.

Definida de varias maneras, podemos aceptarla como una complicación de un Herpes Zóster Agudo, luego de la formación de costras en las lesiones después de 4 semanas ó hasta 6 meses de finalizado el cuadro agudo.

 images (2)

La NPH presenta dolor  descrito de forma electica o quemante de intensidad variable, recurrente y generalmente resistente al tratamiento convencional (Farmacológico).

 

El dolor que se presenta en el NPH, tiene la característica de ubicarse claramente en zonas definida acorde a la rama nerviosa afectada
images(Dermatoma) pero preferentemente afecta la rama Oftálmica del V par (Trigémino) lo que ubica el dolor cerca del ojo y nariz.

Se presenta en aproximadamente el 10 % de los pacientes mayores de 40 años y en un 20-40 % en los mayores de 60 años.

Si bien el motivo de la mayor prevalencia en personas de edad no es claro, está relacionado con la vigilancia inmunológica, muchas veces comprometida en el geronte, lo que hace de la NPH una entidad prácticamente exclusiva de mayores de 50 años.

 

El abordaje de esta enfermedad incluye los manejos propios de Medicina como Antivirales, Desinflamatorios y Antineuríticos y se debe acompañar de manejos complementarios que fortalecen la posibilidad de resolución como son:

 a) Estimulación Eléctrica Nerviosa Transcutánea: (TENS)

El porcentaje de alivio más elevado que se puede obtener con esta técnica fue publicado por Winnie, llegando tan sólo al 20 %. Puede ser de utilidad para disminuir las dosis de analgésicos.

El TENS tiene mejor efecto en aquellos pacientes en los cuales se inicia un tratamiento temprano, antes del comienzo de alteraciones sensoriales en la piel y los efectos adversos son nulos.

b) Estimulación muscular por agujas:

En aquellos pacientes con alteraciones sensitivas en la piel, es posible aplicar estimulación muscular por agujas. De esta manera se estaría estimulando fibras mielínicas largas que se hallan en la profundidad muscular, inhibiendo el reflejo nociceptivo de las fibras finas. Otra posible explicación para este método es el logro de la relajación muscular, con la consiguiente disminución del espasmo muscular y así reducción del dolor.

c) Hielo y tratamientos con frío:

La aplicación de hielo, el cloruro de etilo y otros sprays fríos sobre toda la zona dolorosa hasta que la piel se enfríe, cuando exitosa, provocan alivio del dolor de bueno a excelente.

d) Aplicación de rayos láser:

Lijima K et al en un estudio realizado en 36 pacientes con NPH, aplicaron láser de baja frecuencia; evaluando sus resultados, hallaron mejoría en un 88 % de los pacientes luego de las primeras 10 sesiones.

Se concluye que el láser estabiliza las membranas, aumenta el voltaje de membrana en cultivos celulares en ratas, incrementa la liberación de acetilcolina, pero no altera la velocidad de conducción nerviosa en humanos. Otros autores le atribuyen propiedades excitatorias de vías descendentes inhibitorias del dolor o atenuantes de la respuesta de arcos reflejos medulares.

herpes labial

e) Iontoforesis:

La aplicación de iontoforesis con el agregado de alcaloides de la vinca (vincristina) u otras sustancias tales como polimixina o colistina, inducen atrofia degenerativa transganglionar, pudiendo obtenerse disminución del dolor en aproximadamente el 76 % de los casos.

f) Cirugía – Neurocirugía:

Es el último recurso, pero sin éxito garantizado. Se han descrito técnicas de ablación cutánea e injerto, basándose en la teoría de que el dolor persiste por daño en la piel y terminaciones nerviosas, pero sin resultados positivos.

La rizotomía de los aferentes somáticos y de los ganglios de la raíz sensitiva, es beneficiosa para algunos investigadores, y no ofrece mejores resultados para otros. Se recomienda, de a ser necesaria, la resección de varios segmentos por sobre y por debajo del área afectada.

En CENTIR contamos con todo el equipamiento y personal calificado para evaluar tu caso y complementar tu tratamiento, buscando una solución eficaz y confiable para tu pronta recuperación.

No se acostumbre a vivir con dolor, estamos para servirle.

BIBLIOGRAFIA

1  Raj PP. Tratado Práctico del Dolor. (de la 2da ed. del inglés 1992) (1994) Pág: 511 – 539.
2  Niv D, Ben-Ari S, Rappaport A et al. Postherpetic Neuralgia: Clinical Experience
3  Bonica JJ: Thoracic segmental and intercostal neuralgia, In the management of pain. Philadelphia, 1953. Lea & Febiger.
4  Forrest JB: Management of chronic dorsal root pain with epidural steroid. Can Anaesth Soc J. (1978); 25: 218 – 225.
5  Kishore-Kumar R, Schafer S, Lawlor BA et al. Single doses of serotonin agonist buspirone and m-chlorophenylpiperazine do not relieve neuropathic pain. Pain (1989); 37: 223 – 227.
6  Eide PK, Jorum E, Stubhaug A at al. Relief of post-herpetic neuralgia with the N-methyl-D-aspartic acid receptor antagonist ketamine: a double-blind, cross-over comparison with morphine and placebo. Pain (1994); 58: 347 – 354.
7  Davis KD, Raja SN. Meyer RA et al. Topical application of clonidine relieves hyperalgesia in patients with sympathecally mantained pain. Pain (1991); 47: 309-317.
8  Kirkpatrick AF, Manjul D, Gloder JA et al. Correspondence Anesthesiology; (1992) 76:1066 – 1067)
9  Mc Quay HJ, Carroll D, Moxon A, Glynn CJ and Moore RA. Benzydamine cream for the treatment of post-herpetic neuralgia: minimun duration of treatment periods in a cross-over trial. Pain (1990); 40: 131 – 135.
10  Lynn B. Review Article. Capsaicin: actions on nociceptive C-fibres and therapeutic potential. Pain (1990); 41: 61 -69.
11   LeVasseur, Gibson SJ and Helme RD. The measurement of capsaicin-sensitive sensory nerve fiber function in ederly patients with pain. Pain (1990); 41: 19 – 25.
12  Iijima K, Shimoyama N, Yamamoto T et al. Effect of Repeated Irradiation of Low-Power He-Ne Laser in Pain Relif from Postherpetic Neuralgia. The Clinical Journal of Pain (1989); 5: 271-274.
13 Csillik B. Reply to Luis P. Gangarrosa. Pain (1988); 35: 232 – 233.